2019-06-26 05:09:41
  • ALUA17 4.4
  • ALUA0 -3.57
  • ALUA17.1 5
  • BBAR0 -3.11
  • BBAR160 1.86
  • BMA0 1.83
  • BMA299.5 2.89
  • BYMA00
  • BYMA368.5 -0.14
  • CEPU0 -0.82
  • CEPU37.8 0.14
  • COME0 -0.66
  • COME0 -1.94
  • COME3.15 0.33
  • CRES450
  • CRES46.3 -4.33
  • CVH0 -5.39
  • CVH256 -3.11
  • EDN0 1.14
  • EDN44.5 -1.75
  • GGAL155 2.36
  • GGAL0 1.79
  • GGAL148 1.34
  • MIRG0 -1.79
  • MIRG370 -0.29
  • PAMP0 -0.53
  • PAMP59 -1.75
  • SUPV68 1.53
  • SUPV0 1.94
  • SUPV65 -0.56
  • TECO2160 0.37
  • TGNO475 -5.56
  • TGNO473 -1.43
  • TGSU20 0.73
  • TGSU2129 0.93
  • TRAN0 2.34
  • TRAN44 1.7
  • TXAR0 4
  • TXAR0 0.78
  • TXAR13.5 2.77
  • VALO0 -1.5
  • VALO0 -0.14
  • VALO7.5 -0.27
  • YPFD0 -0.91
  • YPFD799 -0.22
  • Las cerealeras liquidaron US$ 150 millones

    El dólar aceleró su caída a $ 43,28

     

    La situación financiera en el año electoral

    La súper cosecha empezó a impactar en el mercado. Los agroexportadores apuraron la venta y el dólar terminó la semana cediendo un 4%. Fue un alivio para el Gobierno, que el lunes intentará consolidar la calma cambiarla con las subastas diarias de US$ 60 millones provenientes del crédito del FMI.

    Las cerealeras vendieron US$ 150 millones y el dólar acentuó la caída hasta $ 43,28

    El frente financiero

    Bajó 60 centavos en un día. En la semana acumuló un retroceso del 4%. Arrancan las subastas del Tesoro.

    En la última rueda de la semana, el dólar bajó con fuerza: retrocedió casi 60 centavos y cerró a $ 43,28 en el mercado minorista y a $ 42,19 en el mayorista. En este segmento, donde operan las manos grandes, se destacó la masiva oferta de divisas que hicieron las firmas cerealeras. Según estimaciones de varios bancos, ayer liquidaron cerca de 150 millones de dólares, la cifra más alta en lo que va del año. Como ya informó Clarín esta semana, la demanda de dólares es mucho menor a ese monto y por lo tanto los precios tienden a la baja. Fue lo que permitió que el dólar retrocediera sin pausa de lunes a viernes. En la semana, la divisa cayó 4%.

    La venta de granos viene incrementándose desde el arranque del mes. Y en los puertos de Rosario, principal salida exportadora de la soja, el trigo y el maíz, están entrando a razón de 6.000 camiones por día. Las terminales están otorgando turnos diferidos para que los camioneros no pierdan demasiadas horas en la espera antes de entregar su carga.

    Además, la bolsa de cereales de Rosario subió su pronóstico de cosecha de soja, de 53 a 55 millones de toneladas. Fue un año excepcional en términos de rindes, y eso inevitablemente va a impactar en el mercado de divisas.

    Todo parece acomodarse a las expectativas del Gobierno, que espera para el semestre abril-septiembre liquidaciones por al menos 10.000 millones de dólares. Un monto que considera suficiente como para enfrentar las que parecen inevitables presiones cambiarías que se esperan para las semanas previas a las elecciones presidenciales de octubre.

    El bajón del dólar, quinto consecutivo, se da en la última rueda antes de que el Tesoro empiece a subastar dólares, a razón de 60 millones por día. Ese incremento de la oferta de divisas preanuncia que el tipo de cambio tiene más chances de seguir bajando que de sostenerse en los precios actuales.

    De todas maneras, el precio del dólar mayorista quedó todavía 2,5 pesos por encima del piso de la zona de no intervención, que el lunes estará en $ 39,78. Pero a este ritmo, no se destaca que el Banco Central tenga la oportunidad de volver a comprar divisas antes de fin de mes.

    Por cierto, no es que súbitamente dejó de interesarles el dólar a los inversores y ahorristas. Lo que ocurre es que la tasa que está pagando el Central por las Leliq (66,86% ayer) sigue siendo muy atractiva para quienes creen que se puede ganar más apostando al peso que al dólar. Al menos en esta coyuntura.

    Ayer el Banco Central no pudo seguir bajando la tasa de interés que paga por absorber los pesos.

    En el organismo monetario saben que los números de la inflación de marzo -que se conocerán el martesno son buenos, y las perspectivas para abril no son las mejores.

    De modo que el tipo de cambio tranquilo es hoy para las autoridades la variable sobre la que puede tener algún tipo de control, pensando en el camino hacia las elecciones.

    Siempre y cuando, claro, el mundo no haga olas. Ayer, por caso, las miradas volvieron a Brasil. Es que el real fue la única moneda emergente que se devaluó, a diferencia del fortalecimiento que mostraron el resto de las monedas de la región.

    Lo que más le interesa al Gobierno no es tanto que el tipo de cambio baje, sino que se acote la volatilidad de la cotización. Después de todo, en comparación con el precio que tenía el dólar el 28 de septiembre de 2018, en la previa del arranque del programa monetario, ayer quedó apenas 2% arriba. Claro, en este período la inflación acumuló una suba de más del 20 por ciento.

    En el primer trimestre de este año las liquidaciones de divisas llegaron a US$ 4.188 millones, un monto casi 11% menor a los US$ 4.680 millones liquidados en el primer trimestre de 2018, el año de la gran sequía. En este llamativo bajó tiene que ver que no quedaba soja vieja para liquidar -la sequía no dejó nada de resto- en cambio un año atrás sí.

    La tranquilidad cambiaría todavía no alcanza para que los mercados de bonos y acciones recuperen el tono positivo que observaron hasta los primeros días de febrero. Los bonos siguen flojos, pero al menos lograron detener la caída. El riesgo país quedó en 806 puntos, algunos escalones debajo del pico de 816 puntos de este año, alcanzado precisamente el martes pasado. Ese día se combinaron operaciones puntuales de fondos de inversión que encontraron una ventana de desarbitraje entre el precio de los bonos y los seguros contra default, y la aparición de una encuesta que da primera a Cristina Fernández de Kirchner. Típicos ruidos de los que sobrarán este año.

     

    Clarín

    Consejos para evitar ser estafado Codigo de Buenas Prácticas Procedimiento ante cuenta bloqueada